Castlevania: Bloodlines, Una nueva generación se encarga de detener a Drácula


Castlevania es una las sagas más prolíficas de Konami y luego de haber hecho aparición en la Super Nintendo con Super Castlevania, los fans de Sega pedían una entrega para su consola de 16 bits y afortunadamente sus deseos fueron hechos realidad, pero en vez de un port como casi siempre se espera cuando sale un título para una generación de consolas determinada terminaron disfrutando de un nuevo título que le añade más historia y riqueza cultural a la saga, además de que es el primer Castlevania en ser desarrollado para una consola de Sega.


La trama nos cuenta que, en 1914 una vampira sobreviviente a la última destrucción de Drácula en 1897 llamada Elizabeth Báthory llevó a cabo un ritual demoníaco mediante el sacrificio colectivo de miles de personas en Europa para revivir al nefasto conde, la muerte más notable de este sacrificio fue la del Archiduque Franz Ferdinand, lo que dio como resultado el estallido de la Primera Guerra Mundial y una hueste de demonios pululando por todo el mundo. Tres años después, un descendiente lejano de la familia Belmont llamado John Morris acudió al llamado del destino del linaje Belmont para detener esta nueva amenaza y junto a el se encuentra su amigo Eric Lecarde, quien busca venganza por haber perdido a su novia durante la realización de aquel profano ritual oculto bajo la guerra.


Respecto a la jugabilidad, Castlevania: Bloodlines nos presenta la posibilidad de elegir entre John Morris quien tiene el látigo Vampire Killer que le da la posibilidad de poder pasar sobre grandes superficies columpiándose con el látigo mientras que Eric Lecarde pude acceder a lugares más altos gracias a su doble salto lo que da como resultado que cada personaje pueda elegir su propio camino, a diferencia de otros títulos de la saga en este podemos seleccionar la cantidad de vidas disponibles (Desde 1 hasta 4 vidas) y la dificultad de nuestra partida (El modo difícil se desbloquea tras haber completado los niveles fácil y normal) además de contar con las clásicas armas secundarias como el bumerán, el agua bendita o las hachas arrojadizas que nos ayudarán a derrotar a nuestros enemigos. En cuanto a los controles, me atrevo a decir que son de los mejores de toda la saga ya que no poseen ningún tipo de input lag y responde correctamente a todas nuestras acciones sin tener que estar machacándolos todo el tiempo.


Respecto al apartado gráfico, este título no posee un nivel de detalle muy elevado en los escenarios, pero esto no quiere decir que se vean mal ya que cuentan con una solución muy ingeniosa basa en la manipulación y superposición de capas y de transparencias para dotarlos de cierta pseudo-tridimensionalidad junto a una gran variedad de reflejos en las superficies, mientras que los sprites cuentan con un diseño que recuerda mucho a los Castlevanias de la era de los 8 bits aunque el diseño de los jefes cuenta con un nivel de detalle muy sobresaliente a tal punto de que para derrotarlos hay que ir desmembrándolos. Respecto al apartado sonoro, los efectos especiales son bastante genéricos y planos, pero la banda sonora compensa esto con creces ya que está conformada por temas instrumentales compuestos por Michiru Yamane que aportan ese toque gótico característico de la saga e incluso como bonus podemos cambiar la banda sonora por la de los tres primeros Castlevanias de NES y el tema final de Super Castlevania IV mediante un código.



Las versiones PAL y Australiana se llaman Castlevania: The New Generation y cuentan con mucha censura a tal punto que la pantalla principal fue completamente rehecha, ya que se eliminó la piscina de sangre del fondo y el título gotea agua en vez de sangre como en las versiones NTSC y NTSC-J, los sprites de los zombies pasaron de ser rosas a ser verdes y el nombre de Elizabeth Bathory fue cambiado por Medusa. Pero no todo se basa en la censura ya que este título tiene una ubicación de ítems y enemigos que diferen de la de Castlevania: Bloodlines además de que los subjefes no tienen la cantidad de vida mostrada en la parte superior de la pantalla.


En resumen, Castlevania: Bloodlines a pesar de su corta duración es un título que cuenta con una gran rejugabilidad debido a sus dos personajes a escoger que nos permiten recorrer de diversas formas los escenarios y es un imprescindible para los fans de la saga y es altamente recomendado para los amantes de los títulos de plataformas, ya que cuenta con una dificultad muy justa seguida de una buena jugabilidad.


Ficha Técnica:
Plataforma: Sega Genesis/Mega Drive.
Fecha de lanzamiento: 17 de Marzo de 1994.
Género: Plataformas, Acción.
Desarrollador: Konami Co., LTD.

4 comentarios:

  1. Qué buena pinta. No lo jugué nunca a ver si este verano encuentro un ratito y lo juego. Que la música sea de Michiru Yamane es un punto a su favor para jugarlo.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me lo pasé de un tirón durante un apagón eléctrico jeje. Me sorprendió bastante lo bueno que es.

      Eliminar
  2. Es uno de mis Castlevanias favoritos. Antes me gustaba más el IV de SNES porque lo jugué antes, pero hoy en día me gusta más éste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo, además de que este posee una trama nueva.

      Eliminar

Siéntete libre de comentar tus impresiones y experiencias en Retro-o-Rama.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...