Retro Review: Metroid II: Return of Samus


Desde su aparición en 1986 en la NES, Metroid tomó al mundo por sorpresa gracias a sus interesantes mecánicas alrededor de la exploración no lineal que ofrecía una perspectiva algo distinta a como se conocían los videojuegos de plataformas, por lo que naturalmente una secuela vendría en camino, solo que en esta ocasión, Gunpei Yokoi y su división R&D 1 junto con Intelligent Systems llegaron a la conclusión de que esta aventura aterrizaría en la Game Boy para convertirlo en el título más ambicioso que haya aparecido en ese sistema y el resultado cumple moderadamente bien esta premisa en donde una vez más nuestra cazarrecompensas favorita tendrá el destino de la galaxia en sus manos, ya que la Federación Galáctica le ha ordenado destruir hasta el último de los metroids existentes en el planeta SR-388 debido a que podrían ser utilizados con fines militares por los piratas espaciales, ya que los marines que tenían esa misión asignada terminaron pereciendo.


En cuanto a la jugabilidad, Metroid II: Return of Samus es un videojuegos de plataformas que mantiene en cierta medida el énfasis en la exploración, aunque de forma más lineal en donde Samus tendrá que destruir a 39 metroids, los cuales se encuentran esparcidos en diferentes cavernas que se encuentran separadas por zonas inundadas de lava, por lo que para poder avanzar, se deberán exterminar todos los metroids que se encuentren cerca de nosotros para provocar un terremoto que permita filtrar la lava porque al parecer los metroids están enlazados de alguna forma con el planeta.

Para llevar a cabo tal misión y enfrentarnos a los peligros que aguardan las entrañas de SR-388, Smus contará con su blaster, misiles y la capacidad de convertirse en Morfoesfera desde el inicio de la aventura, aunque en el camino iremos encontrando distintas mejoras para potenciar nuestro salto, tanques de energía, aumento de capacidad de misiles, además de poder convertir la Morfoesfera en la Aracnoesfera que nos permitirá colgarnos por las paredes y el techo; sin mencionar que en esta aventura es donde hace su debut el traje Varia que aumenta la resistencia al daño y el Screw Attack que nos permite derrotar a los enemigos mientras saltamos. Aunque también tendremos  mejoras para nuestro blaster en forma de rayo de ondas que dispara tres proyectiles a la vez, el Spazer que es igual al rayo de ondas, pero con la salvedad de que puede atravesar paredes; el rayo de plasma que posee una cadencia de disparo elevada y el rayo de hielo que nos permitirá congelas a nuestros enemigos para usarlos como plataformas o ralentizar sus movimientos. Cabe destacar que podemos intercambiar estos rayos entre si devolviéndonos hacia donde los encontramos al principio o en algunas (y raras) habitaciones especiales para tal tarea.

Si bien, hay una enorme y variada cantidad de criaturas con distintas características, los metroids tampoco están exentos, ya que a medida que nos vayamos adentrando en SR-388, nos iremos topando con distintas evoluciones que no solo aumentan en tamaño y resistencia, sino que además pueden volar, correr o lanzar rayos y esto hará que los abordemos de forma estratégica usando todo lo que este en nuestras manos.


El esquema de controles está muy bien resuelto tomando en consideración los botones de la Game Boy, haciendo que Samus se mueva de forma poco mecánica, aunque solo puede apuntar en cuatro direcciones y disparar con el botón "B" y saltar con el botón "A", mientras que para activar la morfoesfera solo tenemos que dejar presionado la flecha hacia abajo y la aracnoesfera se activará presionando "B" estando en modo morfoesfera, por lo demás, "Start" servirá para pausar la partida y "Select" para alternar entre el blaster y los misiles además de guardar cuando lleguemos a los puntos de guardado.


Respecto al apartado gráfico, Metroid II: Return of Samus aprovecha muy bien la limitada paleta de la Game Boy para ofrecer entornos masivos con un nivel de detalle más que suficiente para darle identidad a los lugares que visitaremos, aunque a veces nos jugará en contra porque algunos escenarios se ven prácticamente iguales, pero nada que un buen sentido de la orientación no resuelva porque acá no tenemos mapa.

El diseño de Samus cuenta con un gran nivel de detalle y animaciones muy fluidas e incluso podremos observar como las mejoras van alterando el diseño de su traje; mientras que las criaturas nativas de SR-388 poseen diseños variados y muy detallados, aunque mención aparte los metroids, ya que cada una de sus etapas de crecimiento poseen sus propios detalles y características únicas que los convertirán jefes inolvidables.


En lo concerniente al apartado sonoro, los efectos de sonido es sencillamente impresionante, ya que cada criatura, superficie y ataques poseen sus propios sonidos características, además que podemos escuchar las pisadas de Samus sobre cada superficie de SR-388, ya que la música solo hace presencia en momentos puntuales, de resto, solo nos acompaña un silencio que aumenta esa sensación de enfrentarnos a lo desconocido que habitan en las entrañas de este volcánico planeta.


En resumen, Metroid II: Return of Samus es una aventura más que recomendada para quienes busquen un videojuego inmersivo con mucha acción, ya que demuestra toda la capacidad creativa de sus desarrolladores sin verse inmutada por las limitadas características técnicas de la Game Boy, ya que ofrece una experiencia única que nos mantendrá a la expectativa en todo momento para asegura el éxito de nuestra misión y la supervivencia a pesar de que en algunas ocasiones nuestro avance puede volverse bastante vago y críptico.

Ficha Técnica:
Plataforma: Nintendo Game Boy.
Fecha de lanzamiento: 26 de Agosto de 1991.
Género: Acción, Aventura, Plataformas.
Desarrollador: Nintendo R&D 1, Intelligent Systems.

2 comentarios:

  1. Uno de nuestros juegos favoritos de la pequeña gran consola que es Game Boy y que nos permitió conocer la saga (ya que en Nes no probamos el primero) haciendo de esta una de nuestras favoritas hasta el día de hoy.
    Gran reseña, maestro!!!
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  2. Gran juego, sí señor.
    Con cartuchos así, podíamos sentirnos bien orgullosos de nuestras Game Boy.
    Lamentablemente, lo dejé escapar en su día, y miedo me da mirar lo que piden por él en la actualidad...
    ¡Un saludo!.

    ResponderEliminar

- Siéntete libre de comentar tus impresiones y experiencias en Retro-o-Rama, ya que tus comentarios propician la interacción y el crecimiento de nuestra comunidad.

- Recuerda que puedo tomarme la libertad de moderar y/o eliminar comentarios que contengan SPAM, trolleos o que sean ofensivos para mantener un sano orden dentro de Retro-o-Rama, además que trataré de responder lo más rápido posible :).

- Si te encuentras en Europa, de acuerdo a la RGPD debo notificarte que utilizaré tus datos únicamente para responder tu comentario, mientras que Blogger los utiliza con fines estadísticos.

- Si te ha gustado lo que has leído, siéntete completamente libre de suscribirte y compartir en tus redes sociales favoritas, ya que ayudarás en gran medida a aumentar la visibilidad de este pequeño sitio.

- Si deseas, puedes apoyarme comprándome un cafecito en ko.fi para que esta forma ayudes a que esta web obtenga recursos para seguir creciendo. :)