Indie Review: Shakedown: Hawaii


Tras el enorme éxito que tuvo Retro City Rampage, el indiedev canadiense Brian Provinciano a través de su firma VBlank Entertainment decidió crear una secuela que ampliara de forma masiva todo lo que incluía su opera prima. Para ello, recurrió a las mecánicas de mundo abierto que tan populares se han vuelto en los últimos años, una preciosa estética directamente venida de los años noventa junto a una enorme cantidad de referencias de la cultura pop, sino que además podremos hacernos de forma literal con el control de la pixelada isla que habitamos mediante técnicas de mercadeo y otras que obviamente se salen del límite de la legalidad de formas estrafalarias.


La historia nos lleva a una alternativa Hawaii en donde el dueño de la Multinacional Feeble para evitar el quiebre inminente de su empresa debido a que sus políticas empresariales se quedaron estancadas hace treinta años y se está derrumbando debido al auge de las compras online y los servicios de streaming. Por ese motivo y porque no tiene ni la menor idea de cómo funcionan los negocios en la actualidad, unirá fuerzas con el idiota de su hijo Scooter y un matón para tratar de volver al mercado bursátil con mayor fuerza que nunca, por lo que recurrirán no solo a comprar y vender bienes y servicios sino también a amedrentar a cualquier atisbo legal e ilegal de competencia que se encuentre en la isla.


En cuanto a la jugabilidad, Shakedown: Hawaii es un videojuego de acción de mundo abierto en vista superior en donde tendremos que ir adquiriendo propiedades que van desde pequeñas tiendas y negocios locales hasta cadenas de hoteles, terrenos urbanizables e industria pesada para fortalecer nuestro imperio capitalista y para ello necesitaremos dinero que nuestros tres protagonistas podrán obtener de diferentes formas que van desde modificar las campañas de marketing de nuestras empresas para obtener mayores dividendos diarios hasta amedrentar negocios para cobrarles sobornos e incluso realizar operaciones ilícitas encubiertas, aunque también vale robar a los pobres ciudadanos de Hawái.

Existe un aproximado de cien misiones repartidas entre los tres protagonistas que van desde ir utilizando distintas estrategias de mercadeo y sabotaje por parte del CEO, mientras que el matón se encargará del trabajo sucio eliminado la competencia foránea y los carteles de droga, aunque Scooter tiene su propia sub-historia en donde hará ciertos trabajos para la mafia local en un intento bastante patético de independizarse de su padre. También existen algunas misiones de bonificación restringidas a liquidar a la mayor cantidad de gente posible o hacerle daño a distintas propiedades con alguna arma o vehículo en específico o recolectar objetos coleccionables que nos permitirán obtener ingresos extras.

La cantidad de armas disponibles para crear nuestro imperio urbano (y carnicería personal) es bastante variada, ya que contaremos con nuestros puños, bates de beisbol, bastones de policía, pistolas, revólveres, rifles, escopetas, granadas, lanzacohetes, lanzallamas y hasta una minigun, aunque también habrán otras armas improvisadas como tijeras, secadores de pelo o insecticidas, además de la aparición estelar de la conocidísima Spread Gun de la saga Contra. Además que tendremos la posibilidad de comprar distintas piezas de ropa, peinados y accesorios que no solo servirán para personalizar nuestro avatar sino que servirán para distraer la atención de la policía, aunque para ir desbloqueando nuevas piezas y armas, tendremos que ir adquiriendo más tiendas.

Algo realmente notable es la forma en la que funciona la economía en este videojuego, ya que obviamente, mientras más propiedades compremos, más dinero podremos ganar diariamente aunque podremos añadir ciertos multiplicadores en forma de gift cards, líneas de crédito, spamear listas de correo electrónico, manipular las fechas de caducidad y garantías de los productos al igual que su calidad, crear estudios falsos con clickbait, renombrar de forma agresiva los productos para adaptarlos a las tendencias actuales e incluso utilizar técnicas agresivas de telemercadeo que pueden hacer que una pequeña tienda que genera unos pocos dólares diarios genere miles de dólares en pocas horas, lo que hace que adquirir más propiedades sea muchísimo más sencillo y no presente reto alguno más que esperar un rato a que vengan las ganancias del día, ya que mientras más tiempo estemos jugando, más dinero podremos generar así sea paseando por ahí sin prestarle atención a las misiones.


El esquema de controles está tan inspirado en lo retro como su apartado audiovisual, ya que podremos desplazarnos en ocho direcciones a pie o en vehículo, mientras que solo tendremos cuatro botones que servirán para saltar, disparar, cambiar de arma y entrar al menú de juego donde tendremos las distintas opciones para administrar las propiedades, consultar el mapa y las opciones de juego.


Respecto al apartado gráfico, Shakedown: Hawaii nos presenta una estética reminiscente a lo que podríamos ver en un título salido para la Super Nintendo o la Sega Genesis/Mega Drive al sumergirnos en una Hawái plagada de detalles por todos lados que nos invitarán a recorrerla (o destruirla) como queramos, además que podremos entrar en la mayoría de los edificios e interactuar con lo que contengan en su interior bien sea para comprarlo, destruirlo o llevarlo a la casa de empeño más cercana y obtener algunos billetes extras.

Los sprites de los personajes y los NPCs presentan un diseño sumamente sencillo y muy colorido que los hace fácilmente identificables entre tantas cosas que hay en el paisaje, aunque donde verdaderamente se lucen es en la variedad y diseño de los vehículos disponibles para recorrer la isla, puesto que contaremos con autos familiares, deportivos, bicicletas, motos, camiones, autobuses, ambulancias, botes, lanchas de velocidad e incluso monster trucks.

Para la cutscenes de los diálogos se ha recurrido a la combinación de imágenes estáticas y animaciones para darles algo de dinamismo, aunque también habrán algunas secuencias hechas con el motor gráfico.

Cabe destacar que contaremos con la posibilidad de cambiar la paleta de colores entre distintas opciones inspiradas en sistemas como PC EGA, Commodore 64, NES, Game Boy e incluso un filtro sepia que parodia a algunos videojuegos actuales.


En lo concerniente al apartado sonoro, se ha recurrido a efectos de sonido similares a los que podríamos escuchar en una consola de Sega de 16 bits que no solo cumplen muy bien su rol sino que además encajan a las mil maravillas con la estética de los gráficos.

Por otra parte, la banda sonora compuesta por Matthew Creamer y como en todo buen videojuego de mundo abierto que se precie, se encuentra organizada por géneros musicales en forma de estaciones de radio, por lo que nos encontraremos con distintas fusiones de chiptune con jazz, música clásica, synthwave y rock para no desviarse de la estética retro.


En resumen, Shakedown: Hawaii es una aventura que brinda una grata experiencia sin importar si nos tomamos en serio la historia o no, además que su apartado audiovisual y su sencilla jugabilidad le potencian muchísimo el atractivo, aunque hay que resaltar que su dificultad es bastante baja y en numerosas ocasiones los retos y las misiones no supondrán problema alguno al igual que la policía y los enemigos, además que con unos cuantos potenciadores estratégicamente utilizados nos permitirán amasar una fortuna desde el inicio de la aventura. Recomendado para los amantes de las aventuras de mundo abierto o para quienes busquen un buen título para pasar el rato.


Ficha Técnica:

Plataformas: PC, Nintendo 3DS, Nintendo Switch, Nintendo Wii, Nintendo Wii U, Sony Playstation 3, Sony Playstation 4, Sony Playstation 5, Sony Playstation Vita.
Fecha de lanzamiento: 7 de Mayo del 2019 (PC, Switch, PS4, Vita), 19 de Septiembre del 2019 (3DS), 9 de Julio del 2020 (Wii), 20 de Agosto del 2020 (Wii U, PS3), 15 de Diciembre del 2020 (PS5).
Género: Acción, Aventura.
Desarrollador: Vblank Entertainment

2 comentarios:

  1. Buena reseña Gendou, yo todavía tengo pendiente el Retro City Rampage, pero a este Shakedown Hawaii le vengo siguiendo la pista hace bastante, de hecho, he estado muy cerca de comprarlo en Epic jaja. Curiosamente pocos titulos se atreven a apostar por juegos de este estilo, con la idea del pixel art y retro, puesto que, siento que es una idea que de verdad puede funcionar bien.

    Un gran saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Zhols. Yo también tengo Retro City Rampage pendiente porque me quedé atascado en una misión por la mitad del juego, me cansé y lo dejé jajajajaja, capaz lo retomo algún día y lo reseño.

      Muchas gracias por pasar!!!

      Eliminar

- Siéntete libre de comentar tus impresiones y experiencias en Retro-o-Rama, ya que tus comentarios propician la interacción y el crecimiento de nuestra comunidad.

- Recuerda que puedo tomarme la libertad de moderar y/o eliminar comentarios que contengan SPAM, trolleos o que sean ofensivos para mantener un sano orden dentro de Retro-o-Rama, además que trataré de responder lo más rápido posible :).

- Si te encuentras en Europa, de acuerdo a la RGPD debo notificarte que utilizaré tus datos únicamente para responder tu comentario, mientras que Blogger los utiliza con fines estadísticos.

- Si te ha gustado lo que has leído, siéntete completamente libre de suscribirte y compartir en tus redes sociales favoritas, ya que ayudarás en gran medida a aumentar la visibilidad de este pequeño sitio.

- Si deseas, puedes apoyarme comprándome un cafecito en ko.fi para que esta forma ayudes a que esta web obtenga recursos para seguir creciendo. :)