Retro Review: Outrun.


Yu Suzuki durante su estancia dentro del departamento AM2 de Sega tenía la costumbre de dibujar los paisajes de los lugares a los que se había ido de vacaciones para liberarse un poco del estrés de diseñar los mejores títulos de Sega en la época de los ochenta, pero un día estaba contemplando los dibujos que había estado realizando en sus ratos libres y se le ocurrió la idea de mezclarlos todos dentro de un título de carreras debido a que le gustaba mucho las películas de Cannonball y pensó que sería buena idea ofrecer una experiencia similar, pero con mayor variedad de escenarios además de poder hacerlo con algo de compañía.


En cuanto a la jugabilidad, Outrun es un título de conducción en el que debemos recorrer una serie predeterminada de tramos en un Ferrari Testarossa descapotable con una chica que va de copiloto antes de que se nos acabe el tiempo esquivando al tráfico y al momento de llegar a los puntos de control tenemos la posibilidad de escoger entre dos caminos para seguir nuestro recorrido (Los caminos de la izquierda son más difíciles mientras que los de la derecha son más fáciles, lo que da un total de 15 tramos distintos que podemos alternar en nuestro recorrido) hasta la meta en donde nos espera un total de cinco finales diferentes de acuerdo a los caminos que hayamos tomado lo que le otorga la innovación de no ser un título lineal; cabe resaltar que cuando chocamos no sufrimos daños como tal, pero nos detendremos haciendo que perdamos bastante tiempo que podría resultar en un fin de partida súbito si andamos chocando todo el tiempo. Respecto a los controles, el tacto es bastante preciso y posee una sensibilidad bastante ajustada sin ser tosca ni sensible además de que la dirección cuenta con force feedback, cosa que en un título arcade como este es algo muy necesario ya que a nuestro Testarossa le gusta mucho derrapar en las curvas y no se necesita de mucha pericia técnica para poder controlarlo en las curvas sin salirse de pista o estrellarse contra el tráfico.



Respecto a los gráficos, Outrun presume de un apartado técnico muy elevado en este campo, ya que recurre un sprite scaling que proporciona una sensación de tridimensionalidad bastante convincente además de ser el primer videojuego de carreras en ofrecer caminos ondulados y con baches; los escenarios representan con todo lujo de detalles los lugares de los que toman inspiración su diseño desde una paradisíaca playa ubicada en Florida, pasando por los Alpes franceses o las Midlands inglesas por mencionar unas pocas (Las transiciones entre un escenario a otro son bastante fluidas y se representan mediante un cambio de tonalidad del cielo); el sprite del Ferrari Testarrosa posee un elevado nivel de detalle mientras que los demás vehículos que nos encontramos en nuestro recorrido apenas tienen un parecido con las contrapartes reales que representan; algo que es bastante curioso de este título es que la disposición de la cámara a pesar de ser en tercera persona está colocada en un ángulo bastante bajo, lo que nos da como consecuencia una perspectiva bastante limitada como si estuviésemos dentro del la cabina del Testarossa. En cuanto al apartado de sonido, los efectos especiales no son pulidos ni se encuentran bien muestreados (De hecho, el motor de nuestra máquina se escucha como un zumbido), pero esto es compensado con la excelente banda sonora compuesta por Hiroshi Kawaguchi que nos regala en nuestro viaje alrededor del mundo tres pistas de jazz fusion mezcladas con ritmos caribeños que podemos escoger antes de iniciar la travesía y que en honor a la verdad son todo un ejemplo de como la música de acompañamiento afecta notablemente el disfrute de la experiencia que ofrece un videojuego. 



A pesar de que Outrun se ejecuta sobre un hardware único que incorpora dos procesadores Motorola 68000 a 12.15 Mhz, un procesador Zilog Z80 que junto a un chip Yamaha YM2151 se encarga del sonido y un chip gráfico propietario de Sega llamado "SuperScaler" que le permite tener una resolución de vídeo de 320 x 244 píxeles con la capacidad de mostrar 4.128 colores en pantalla de una paleta de 98.304 colores posibles y 128 sprites de forma simultánea. Se lanzó en cuatro variantes de muebles arcade: Dos muebles arcade verticales de tamaño pequeño y completo que tenían un volante de 360 grados con retroalimentación, palanca de cambios debajo de la pantalla y dos pedales. Una variante que repesenta un auto de carreras que se encuentra al frente de una pantalla de 20 pulgadas y finalmente una edición deluxe que reemplazaba la pantalla por una de 26 pulgadas y muelles hidráulicos dispuestos en los laterales que se ajustaban de acuerdo a las condiciones del terreno para brindar una mayor sensación de realismo.



En resumen, Outrun es un título recomendado para aquellas personas que en vez de batallar por posiciones quieran pasar un rato agradable recorriendo el mundo, ya que a pesar de que se deba luchar contra el tráfico y contra el reloj para llegar a la meta, esto no lo convierte en un título demandante y exigente, sino que al contrario ofrece una gran rejugabilidad debido a que podemos realizar nuestro propio recorrido personalizado. Además de que es uno de los pilares de los videojuegos de carreras de la actualidad, ya que introdujo diversas características técnicas que incluso muchos títulos contemporáneos han adoptado como el estandarte de la experiencia que ofrecen.



Ficha Técnica: 
Plataforma: Arcade.
Fecha de lanzamiento: 20 de Septiembre de 1986.
Género: Carreras, Arcade.
Desarrollador: Sega-AM2 Co., LTD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siéntete libre de comentar tus impresiones y experiencias en Retro-o-Rama. Aunque puedo tomarme la libertad de moderar y/o eliminar comentarios que contengan SPAM o que sean ofensivos para mantener un sano orden dentro del sitio.

Si te encuentras en Europa, de acuerdo a la RGPD debo notificarte que utilizaré tus datos únicamente para responder tu comentario, mientras que Blogger los utiliza con fines estadísticos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...