Indie Review: Drive to Hell.


De la mano de los indiedevs americanos Ghost Crab Games llega este alocadísimo shoot'em up en donde numerosos enemigos nos atacarán por todos lados lados sin querer darnos respiro de ningún tipo, por lo que tendremos que utilizar nuestras curtidas habilidades en batalla para encargarnos de ellos al mismo tiempo que nos vamos adentrando en las entrañas del mismísimo infierno para cobrar venganza por lo que le hicieron a nuestro bar favorito, pero eso si, las cosas no nos las podrán tan fáciles porque ningún lugar es seguro.


La historia gira alrededor de una pareja que una noche salieron a tener una cita en su bar favorito, pero de repente el Rey de los Demonios ha destruido el lugar y arrasado con el resto de la ciudad, por lo que nuestros protagonistas con armas en mano emprenderán una épica cruzada para cazar a esa maligna entidad y hacerla pagar caro lo que ha hecho.


En cuanto a la jugabilidad, Drive to Hell es un shoot'em up de scroll vertical con ligeros tintes de bullet hell que podemos disfrutar en solitario o con tres colegas más en donde tendremos que abrirnos paso a través de cinco niveles conformados por cinco subniveles plagados de enemigos y jefes que vendrán por nosotros desde distintas partes de la pantalla, cosa que nos da poco margen de libertad y de cometer errores debido a que no siempre tendremos la misma zona segura en el mismo lugar; aunque para paliar un poco las cosas tendremos una serie de power ups temporales en forma de bolas de plasma, lasers, ametralladoras e incluso una "Spread Gun" junto a unas armas secundarias en forma de bombas nucleares, dinamita y un escudo temporal que servirán para limpiar la pantalla cuando estemos muy agobiados sin mencionar que podremos comprar nuevos vehículos con habilidades únicas defensivas y ofensivas en el garaje con las monedas que dejan algunos enemigos, cosa que hace que tengamos que hacer mucho grinding porque estos vehículos son costosos y la cantidad de monedas soltadas en una sola partida es muy poca. También tendremos un contador de bonificaciones que no solo aumenta nuestra puntuación sino que además aumenta la velocidad de disparo de nuestra pistola siempre y cuando no recibamos daños. Y si el modo principal con sus cuatro niveles de dificultad nos ha sabido a poco, también nos encontraremos con un modo "survival" en el que nos iremos enfrentando a incontables oleadas de enemigos hasta que el cuerpo aguante.


Los controles tiene un esquema de twin stick shooter bastante preciso aunque el apuntado por defecto me parece muy sensible, también se puede jugar con teclado y ratón como si de un FPS se tratase, aunque en este caso el desplazamiento del vehículo se hace un poco más pesado. Cabe destacar que contamos con la opción de habilitar el disparo automático por si no queremos machacar los botones y hacer la partida un poco más llevadera.


Respecto al apartado gráfico, Drive to Hell tiene un pixel art que lo hace ver como un videojuego para una consola de 16 bits, si bien los escenarios ubicados en entornos urbanos, rurales, forestales e infernales presentan un cuidado nivel de detalle, pero al poco tiempo se terminan volviendo algo repetitivos. Por otra parte, los sprites a pesar de la poca variedad de enemigos, poseen un nivel de detalle muy elevado e incluso podemos pintar nuestro vehículo y la mira del color que deseemos además que los proyectiles están hechos en colores brillantes que contrastan con los escenarios y esto los hace fácilmente identificables desde cualquier dirección. Por último, las cutscenes con las que se nos muestra la historia están realizadas realizadas de tal manera que da la impresión de que leemos un cómic. 


El apartado sonoro nos brinda efectos que cumplen bastante bien su cometido e incluso cuenta con unas pocas voces digitalizadas aunque las explosiones suenan un poco muteadas, mientras que la banda sonora se encuentra conformada por ocho piezas de rock instrumental en MIDI que no solo combina con la frenética jugabilidad que nos aguarda sino que también proporcionan la ambientación adecuada y un sabor muy "old school" que queda de maravilla junto a la estética gráfica.


En resumen, Drive to Hell es un shoot'em up que hace que nos olvidemos de la memorización de patrones tan característica de este género en favor de la improvisación y es que a pesar de que los enemigos tienen sus patrones de ataque, no siempre saldrán del mismo lugar, cosa que le da cierto aire de aleatoriedad y rejugabilidad para compensar su corta duración. Eso si, en todo momento es una experiencia que se deja jugar en todo momento aunque en principio puede llegar a ser un poco complicado cogerle el ritmo. Recomendado para los amantes de los shoot'em ups como para quienes busquen un reto algo diferente a lo que están acostumbrados.


Ficha Técnica:
Plataforma: PC, Mac, iOS, Android.
Fecha de lanzamiento: 1 de Febrero del 2014.
Género: Shoot'em up, Acción.
Desarrollador: Ghost Crab Games

1 comentario:

- Siéntete libre de comentar tus impresiones y experiencias en Retro-o-Rama, ya que tus comentarios propician la interacción y el crecimiento de nuestra comunidad.

- Recuerda que puedo tomarme la libertad de moderar y/o eliminar comentarios que contengan SPAM, trolleos o que sean ofensivos para mantener un sano orden dentro de Retro-o-Rama, además que trataré de responder lo más rápido posible :).

- Si te encuentras en Europa, de acuerdo a la RGPD debo notificarte que utilizaré tus datos únicamente para responder tu comentario, mientras que Blogger los utiliza con fines estadísticos.

- Si te ha gustado lo que has leído, siéntete completamente libre de suscribirte y compartir en tus redes sociales favoritas, ya que ayudarás en gran medida a aumentar la visibilidad de este pequeño sitio.

- Si deseas, puedes apoyar a Retro-o-Rama en ko.fi para que esta forma ayudes a que esta web obtenga recursos para seguir creciendo, además que podrás participar en concursos y recibir regalos sorpresa como muestra de mi agradecimiento. :)